jueves, 12 de abril de 2012

Como decorar huevos de Pascua

En muchos países, la costumbre es que en Viernes Santo los huevos de gallina se coloreen. Hay muchas maneras de pintar y decorar huevos.

Según la tradición, esta costumbre la iniciaron los cristianos en Viernes Santo, cuando Cristo murió en la cruz. Los cristianos alegaron que resucitaría, mientras que los judios dijeron sarcásticamente que volvería a vivir cuando las gallinas pusieran huevos rojos. Se cree que el domingo, cuando Jesús resucito, los huevos empezaron a ser rojos.

Hoy en día, los huevos se cuecen y pintan según esa creencia sobre Cristo, pero no sólo de color rojo, hay muchos colores y formas para decorarlos. Por lo tanto, en los países que aprecian esta costumbre se suele decir "él/ella está lleno/a de color como un huevo de Pascua".

Preparación del huevo

Antes de comenzar a pintar, los huevos deben ser lavados para eliminar la suciedad de la cáscara. Para evitar que se rompan al cocerse, se recomienda sacarlos de la nevera 30 minutos antes. Durante este tiempo, se mojan con agua fría y se ponen en un recipiente junto con una cucharada de vinagre y sal. Deben cocerse durante una hora a fuego lento.

Colores naturales

Para pintar los huevos de color rojo, se pueden usar polentas frescas, arándanos o frambuesas congeladas que se colocan en el agua donde se cocinarán los huevos. Si se desean tonalidades amarillas y naranjas se puede hacer con la ayuda de la ralladura de una naranja o de un limón. Para el verde, las hojas de espinacas son buena opción, así como el vino rojo para el púrpura, mientras que el color azul se consigue con arándanos o lombarda.

Vieja receta, los patrones de cera

Aparte de los colores naturales, se recomiendan también muchas otras técnicas para un resultado perfecto. Una idea puede ser cubrir el huevo, por ejemplo, de trozos de cera y luego darle color. Cuando el huevo esté seco, hay que retirar la cera.

Los dibujos para colorear con cera requieren mucho tiempo y paciencia, por lo que hay una manera un poco más sencilla, utilizando crayones. El procedimiento es similar al anterior. En los lugares donde haya rastros de crayón permanecerán sin color, como en el caso de la cera.

Huevo de mármol

Otra técnica fácil de hacer: el huevo de mármol. El aceite vegetal se vierte en los colores ya preparados. Después de eso, el huevo se mezcla en este líquido. Cuando esté seco, se repite la misma acción con otros colores. Haciendo este procedimiento, el huevo parecerá tener una textura como si fuera mármol.

Un efecto similar se puede conseguir mediante el uso de una combinación de agua y esmalte de uñas.

Las hojas de las plantas

La forma más antigua y más común en la decoración, después de todo, es poniendo hojas delgadas en la cáscara del huevo (como el perejil o helechos). Para esta técnica, las hojas deberán apoyarse en un lado de cada huevo. Luego, se sujetan con un calcetín de nylon para que las hojas permanezcan en su sitio durante la cocción. Una vez cocidos, se sacan de los calcetines y las hojas se retiran. Los lugares donde se encontraban las hojas se mantendrán sin color.

Los huevos pintados estarán más brillantes y con colores intensos si después de la pintura se untan un poco de aceite, mantequilla o margarina.

Consejos y buenas vibraciones para cada ocasión

Estos consejos son para el Viernes Santo, aunque pueden utilizarse siempre que haya una ocasión apropiada. El objetivo es conseguir que la persona disfrute haciéndolo. El resultado será tener más días de vida "llenos de color como el huevo de Pascua".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada